Querido Fracaso

Querido fracaso,

Espero que esta carta te llegue. Voy a intentar serte lo más sincero posible. No me interesa saber cómo estás y prefiero ahorrarme cordialidades. Entenderás que te escribo no porque quiera, sino porque finalmente comprendí que lo necesito.

En este ultimo tiempo, y por tiempo me refiero a varios años, no hiciste méritos para ganarte mi cariño y eso que me considero una persona carismática. No voy a aburrirte con argumentos que ambos ya bien conocemos, pero si quiero dejar por escrito que me lastimaste. Me lastimaste mucho, fracaso, y, lo que es peor, me hiciste lastimar a otros.

Lo más ridículo del caso es que no te significa ningún tipo de esfuerzo. A mi me cuesta tanto tomar decisiones y a vos te resulta tan fácil pararte en frente y mostrarme rápidamente todos los motivos por los cuáles algo que quiero hacer podría salir mal. Envidio la facilidad con que lo haces. Me enoja lo rápido que te escucho y actuo en consecuencia.

Por tu culpa vivo en un mundo en el que la pregunta más recurrente es “¿Qué hubiera pasado si…?” Me reducís los caminos, las opciones y las personas. Estoy cansado de que lo hagas. Por miedo a enfrentarte me alejé de amistades, hice cosas que no quería hacer y en vez de equivocarme y aprender terminé únicamente por equivocarme y no obtener nada a cambio. Me sesgaste.

Asustandome en silencio me hiciste reprimir sentimientos y dejandom sin relaciones, abrazos, risas. Me limitás, me forzás a ser algo que no soy y a fingir seguridades.

Ambos sabemos que no soy esa persona a la que a todo le sale bien. Cuando se apagan las luces y ya no hay maquillaje lo único que queda es un iluso soñador a secas. Un nene queriendo ser hombre que prefiere llorar bajo el agua de la ducha para que nadie lo vea a mostrarse sensible frente a las opiniones del resto.

¿Y si verdaderamente soy un fracasado? 

¿Por qué? ¿No podemos hacerlo más fácil? ¿No sería mejor para los dos?

Ya van muchos años de esta relación enfermiza en la que yo pretendo no tenerte miedo al tiempo que cambio mis actitudes simplemente para evitarte. Basta. Ya fue mucho tiempo.

Por suerte, creo no ser rencoroso. Y entiendo que me queda mucho. Tristemente, lo hecho, hecho está, pero felizmente lo recuerdo para no volver a hacerlo.

Espero volver a escribirte, espero volver a verte, espero que te vuelvas a parar en frente mío y que me muestres todos los errores y todas las cosas que podrían salir mal simplemente para mirarte con la cara en alto y decirte “¿Y qué?”

Querido fracaso, espero que esta carta te llegue. Espero que tengas la valentía de leerla hasta el final y el coraje para responderme una pregunta que tengo ganas de hacerte hace mucho tiempo, pero que nunca me animé:

Querido fracaso, ¿querés ser mi amigo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s