Tendencias deportivas: CrossFit y entrenamiento funcional

El cuidado del cuerpo, la alimentación saludable y la creciente necesidad de llevar a cabo una vida sana han cambiado nuestra forma de vivir notablemente. Desde hace unos años, nos hemos vuelto más conscientes de los productos que ingerimos, las actividades que realizamos y las repercusiones que todo esto tiene en nuestro bienestar diario. Es así como a lo largo de las semanas atareadas y en ocasiones estresantes, buscamos pequeños espacios de tiempo que utilizamos para dedicarselos a nuestro cuerpo y cuidado personal.

Dentro de esta nueva cultura saludable que muchos llevan a cabo y que crece de manera vertiginosa, el CrossFit y el entrenamiento funcional, ocupan un lugar importante. En los últimos años, ambas formas de entrenamiento se han ido estableciendo y conformando hasta volverse de las disciplinas más practicadas a nivel mundial. El CrossFit, marca registrada creada por Greg Glassman en el año 2000, cuenta con más de 12,000 boxes afiliados en todo el mundo y continúa atrayendo nuevos atletas gracias a su principal diferencial: rutinas intensas, personalizadas y diversas a cada día.

“El éxito de la actividad está en su variación constante”, afirma Diego Morales, instructor de CrossFit en la sede de Nordelta de Aquila. “Cada día los entrenamientos son distintos, hay diferentes niveles y eso atrae mucho a la gente”, sostiene Diego que comenzó a enseñar las técnicas de levantamiento de pesas para CrossFit en Aquila hace más de tres años. El objetivo principal del CrossFit, según el creador y actual dueño de la marca, Glassman, es combinar diferentes técnicas de entrenamiento para poder obtener el mejor resultado en la menor cantidad de tiempo posible. Sentadillas, pull-ups y deadlift son algunos de los ejercicios que intentan trabajar al cuerpo de manera completa y conjunta, a diferencia de otras disciplinas, que se centran en músculos específicos con cada uno de sus ejercicios por separado.

Joaquín Oñate, de 22 años, empezó a practicar CrossFit hace más de un año y explica que lo más importante a la hora de realizar los ejercicios es cuidar la técnica de los movimientos. Los trabajos del día o WOD por sus siglas en inglés, intentan esforzar el cuerpo al máximo y lograr levantar el mayor peso posible, es por eso que además de estar aptos para realizar actividad física, es necesario ser cuidadoso con los movimientos. “Mucho peso y una mala técnica puede lastimar las articulaciones del cuerpo y traer varias lesiones”, añade Diego que muchas veces dedica clases enteras a mejorar la técnica de los movimientos de sus atletas.

Al igual que el CrossFit, el entrenamiento funcional ofrece rutinas completas que mezclan ejercicios aeróbicos, explosivos y también localizados. Martín Zapico y Sandra Martino, dueños de Namasté Gym, creen que allí está una de las claves del éxito del entrenamiento funcional en la actualidad. “El entrenamiento funcional está pensado para poder ejercitar el cuerpo de manera efectiva e intensa en poco tiempo”, sostiene Martín que está a cargo de las clases de boxeo en Namasté. Al parecer, alta intensidad en poco tiempo es una ecuación exitosa en el mundo del fitness.

Mejora en la movilidad, corrección de la postura y un gran gasto calórico son algunos de los beneficios que ambas disciplinas empiezan a mostrar al corto tiempo de empezar a practicarlas. “La gente viene con dolores y a las pocas semanas empiezan a desaparecer”, sostiene Sandra, profesora de educación física a cargo de las clases de power training en Namasté. “Con el tiempo los músculos se empiezan a tonificar y se ven cambios estéticos en el cuerpo”, continúa.

Camila tiene 18 años y empezó a entrenar en Namasté hace unas semanas. Cuenta que hizo la semana gratis de prueba para probar todas las actividades y eligió las que le parecían más divertidas y a la vez intensas. “Lo que más me gusta es hacer algo que me haga bien y además me divierta”, afirma Camila a la salida de la clase de spinning en Namasté y añade: “Ahora estoy cansada pero vuelvo a casa feliz de haberle dedicado una hora a mi cuerpo”.

Camila y Joaquín no son los únicos, cada vez más gente se suma a esta nueva forma de vida saludable que trae muchos beneficios a todos aquellos que la llevan a cabo. El CrossFit y el entrenamiento funcional son apenas algunas de las disciplinas que se han establecido como nuevas formas de ejercitarse y vienen acompañadas de otras que también se van asentando como el running o el ciclismo.

Sin lugar a dudas, el CrossFit y el entrenamiento funcional han tenido un crecimiento notable en los últimos años y eso fue, en gran parte, gracias a la aceptación de la gente. En Buenos Aires existen más de 40 boxes afiliados a la marca CrossFit y la gran mayoría de los gimnasios ofrecen clases de entrenamiento funcional. Sin embargo, tanto Diego como Martín y Sandra coinciden que estas nuevas tendencias de entrenamiento tienen mucho por crecer. El cambio está recién empezando, la actividad física, la alimentación saludable y la consciencia sobre ambas ha cambiado nuestras vidas y seguirá haciéndolo. No sería extraño que con el paso del tiempo, encontremos todavía más disciplinas y lugares donde poder practicar deporte y en particular, actividades de alta intensidad en corto tiempo.

Esta nota fue publicada en la edición de mayo de la Revista Locally.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s